jueves, 11 de julio de 2013

Viaje a Cuba

Una señora se va sin su esposo a un Congreso a Cuba. Cuando llega al hotel de La Habana encuentra en su habitación a un negro de dos metros desnudo con unos atributos que quitan el sentido. Hacen el amor una y otra vez hasta que amanece... ella le pregunta: - Mi amor ¿cómo te llamas? -No te lo pienso decir porque te reirías –contesta él-. Y así día tras día durante una larga semana hasta que llega el día de regreso al pueblo, en España. El "cubanito" la acompaña al aeropuerto. Y una vez más y antes de despedirse le pregunta: - Por favor, no me dejes ir así, dime cómo te llamas. - Prométeme que no te vas a reír –le dice- ... Me llamo Nieve. La señora suelta una gran carcajada... El cubano le dice - Ves como te reíste... Y responde la señora: - No me reído de tu nombre, sino de la cara que va a poner mi marido cuando le diga que estuve una semana en Cuba con 35 centímetros de nieve.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.