domingo, 16 de febrero de 2014

Confiesa, hija


Una chica de buen ver va a confesarse. El cura se le queda mirando a los senos y para refrenar su deseo le dice: - Por favor hija, váyase. Al día siguiente vuelve la señora a confesarse y vuelta a pasar lo mismo. Al día siguiente sigue el cura la misma pauta y defendiendo sus derechos de parroquiana le pregunta al cura: - Pero padre, es que no tengo el Derecho Divino? - Si hija mía, y el izquierdo también!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.