jueves, 6 de febrero de 2014

el loro chismoso

Una señora que quería comprar un perico, fue a la tienda de mascotas y el joven que la atendió le comentó que solo tiene un perico, que éste había pertenecido a una señora que tenía un burdel, por lo cual su vocabulario era altamente escandaloso. A la señora no le importó y dijo que lo educaría nuevamente. Llega a su casa y destapa la jaula y el perico comienza: - Nueva casa, nueva madame. La señora suelta una carcajada y espera ansiosa a que sus hijas lleguen de la escuela. El perico al verlas dice: -Nueva casa, nueva madame, nuevas señoritas. Las hijas no pueden contener la risa y esperan a que su papá llegue para que vea al perico. A la hora de la comida llegó el papá y el perico dice: -Nueva casa, nueva madame, nuevas señoritas, mismos clientes... ¡Hola Rafaaaaaaaaaa!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.