jueves, 20 de febrero de 2014

La pulga y el motociclista


Una pulga está tomando sol en la playa, toda bronceada, debajo de una 
sombrilla, cuando llega otra pulga muerta de frío. La primera le 
pregunta: "Que te pasó?". "Resulta que quise venir a la playa a tomar 
el sol, y me subí en los bigotes de un motociclista que venía para 
aca, pero casi me muero del frío después de venir todo el camino a 200 
km por hora". "No seas bruta, tienes que hacer como yo, te escondes en 
el baño de mujeres, y cuando entra una, te subes a su ropa interior y 
viajas calentita y segura". 
Al otro fin de semana vuelven a encontrarse en la playa las dos 
pulgas, la primera bronceadísima, y la segunda nuevamente blanca y 
muerta de frió. "¿Y ahora qué te pasa, no hiciste lo que te dije?" 
"Sí, lo hice. Me escondí en el baño de mujeres, llegó una y cuando se 
bajó la ropa interior, me subí, me acomode ahí muy a gusto y me quede 
dormida". "Entonces, que pasó?" "No lo sé; cuando me desperté estaba 
otra vez en los bigotes del motociclista y venía a 200 km/h muriéndome 
de frío." 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.