viernes, 10 de octubre de 2014

Estaba en 2º grado y me gustaba una niña.

Estaba en 2º grado y me gustaba una niña. Se lo conté 
a mi mamá mientras me peinaba en la mañana y al día
siguiente me compró dos sobres de figuritas del Álbum
Mujercitas. Me dijo: "regálale esto".
Nervioso en el recreo -tenía 7 años- le entregué el
sobre y ella saltó y me abrazó. Por primera vez me
sentí el hombre más feliz del mundo. No deseaba
más. Cuánto amé a mi mamá esa mañana. Sólo
quería contárselo al regresar. Recibí sabiduría,
amor y alegría de mi madre y de una niña en el
mismo día. Descubrí que toda mujer de cualquier
cultura o edad tiene la magia de hacerte feliz.
Nacen con ese don. Y nosotros con el instinto de
darles todo. No hay más cuento en esta vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.