martes, 9 de diciembre de 2014

6 Buenas Razones Para Estar Soltero Durante Las Vacaciones De Navidad

No sabemos cómo ni cuándo ha pasado, ayer era verano, pero hoy ya estamos en diciembre y la Navidad nos está pisando los talones. Si todavía no te había quedado claro al ver las luces que adornan calles y comercios y los castañeros que están ahí al pie del cañón, a pesar de que ni a “Peter” le apetece comerse unas castañas cuando el frío no acaba de llegar, deberías haberte percatado debido al incremento considerable de la media de anuncios sensibleros que pueden hacer que te asome la lagrimilla como te pillen menstruando o en un día tonto y las pelis chungas de sobremesa con argumento navideño.

Y tú que vives fuera de casa no puedes evitar ponerte nostálgico, tener ganas de ver a tu familia, a tus amigos, de ver nevar (si como yo procedes de Siberia) y ya que te estás poniendo un poco tonto, de tener una pareja con la que poder acurrucarte en el sofá y hacer manitas bajo la manta mientras veis una de esas pelis en las que siempre ocurre un milagro por Navidad.

Pues por si acaso se te está pasando por la cabeza llamar a tu ex porque te da palo estar soltero en estas fiestas, aquí van una serie de razones por las que deberías dejar el móvil guardadito en el cajón y te quedes tal y como estás, que además si es tu ex, es por algo.

1. Una agenda social menos apretada
En Navidad solemos tener todos nuestros días libres, y no tan libres, llenitos de planes con familia o amigos. Así que imagínate la suerte de no tener que complicarte la cabeza al pensar donde pasas cada una de las fiestas sin que tu madre o tu suegra se sientan ofendidas. Cuando no tienes pareja ya sabes que la única flora y fauna con la que vas a juntarte en estas fechas es tu familia, y eso ya es más que suficiente para unas fiestas.

2. Un regalo menos que comprar
El amigo invisible en el trabajo, con todos tus grupos de amigos, tu hermana, tu padre, tu madre, tu tía, el bebé de tu prima, el bebé en camino de tu compañero de curro… Un regalo menos que comprar supone una comedura de tarro menos, pero sobre todo, un gran alivio para tu bolsillo.

3. Un regalo feo menos que recibir
Porque seamos sinceros, ¿cuántos regalos feos has recibido a lo largo de tu vida? Seguramente más de los que te esperabas y merecías, y tú que eres buena persona, no has ido a descambiar ni uno, porque te parece de mala educación. Así que el hecho de no tener que fingir y poner cara de “este regalo me encanta” cuando tus expectativas se han dado de bruces con la realidad es de agradecer.

4. Puedes ponerte hasta el culo comiendo durante todas las fiestas
Porque no tienes pareja y estás en familia, así que no hace falta disimular ante nadie, puedes ponerte como el auténtico cerdo que eres y comer a dos carrillos hasta reventar durante todas las fiestas.

Lo de ir al gym, si eso, lo dejamos para el 2 de enero, o mejor para el 10.

5. Nadie te avergonzará delante de tu familia
Cantando villancicos con tu madre después de tomar doce copas de vino, dos de cava y X chupitos, o llamándote en público con esos apelativos cursis que deberían estar reservados solo para momentos de intimidad o directamente prohibidos, o vamos, haciendo cualquier chorrada de borracho como ponerse la corbata en la cabeza, sacar a bailar a la abuela o contar chistes malos.

6. Nochevieja y todo su abanico de posibilidades…
Cotillones, fiestas, bares llenos de gente contenta, borracha y seguramente con ganas de follar…

¿Necesitas alguna razón más?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.