lunes, 15 de diciembre de 2014

Complejos De Las Mujeres Que Vuelven Locos A Los Hombres

Todos y cada uno de nosotros tenemos algún complejo. Seguro que hasta Brad Pitt o su señora, Angelina Jolie, también tienen infinidad de ellos. Y esto es absolutamente normal porque nadie es perfecto. Y nadie es perfecto porque la perfección física es subjetiva. Y la perfección física es subjetiva porque la belleza también lo es. Y hasta aquí llega esta simple ecuación (no os asustéis, que esto no es el fragmento de ningún libro de Paulo Cohelo… con perdón para los lectores de este).

Dejando esto bien claro, vayamos al asunto que nos ocupa. Socialmente, se ha perpetuado la idea de que las mujeres tienen muchos más complejos que los hombres, que se preocupan más por su aspecto físico y que los pequeños “defectos” les generan más inseguridad. Por supuesto, es una idea totalmente falsa; los hombres también tenemos complejos (pero quizás nos los callemos más) y, por supuesto, también nos preocupa nuestra imagen (¿o acaso no están los gimnasios llenos de tíos?).

Muchas mujeres sueñan con tener un vientre totalmente liso, cuando en realidad nada hay más sensual que una mujer con una barriga prominente (y sí, muchos hombres sobre todo a partir de cierta edad, también sueñan con tener un vientre liso). De hecho, una encuesta realizada por la revista española Cuore arroja una cifra bastante contundente: hasta el 81% de los hombres prefieren a una mujer con un poco de barriga y caderas anchas. Las curvas hacen a la mujer mucho más femenina, sin duda. ¿O es que no tenía curvas Marilyn Monroe, que sigue siendo el mito sexual femenino por excelencia a nivel mundial?

Otra obsesión de las mujeres es la de estar perfectamente depiladas las 24 horas del día. Precisamente para conseguir esto que hace años era una utopía: llegó la depilación láser y otros tratamientos del estilo. Pero, como dice la expresión, donde hay pelo hay alegría. A cualquier hombre no le importa que una mujer lleve un par de días o tres sin depilarse. No es el fin del mundo. Y lo mismo ocurre con la celulitis: es un signo de naturalidad, que demuestra que una mujer es de verdad.

Tener un trasero gordo es otra de las pesadillas recurrentes de muchas mujeres. Sin embargo, resulta que a la mayoría de los hombres les vuelve locos, hablando en plata, un culo de proporciones considerables. Hasta el 61% lo prefieren así, según el estudio del que hablábamos. ¿Por qué si no iba a tener Jennifer López su culo (que no es precisamente pequeño) asegurado en 50 millones de eurazos?

Del mismo estudio se desprende también que una gran mayoría de varones prefieren a la mujer “al natural”: sin excesivo maquillaje ni complementos, con un look cuanto más casual mejor y sin peinados imposibles. Así que ya lo sabes, la naturalidad gana por goleada. Si eres de las que tienen estos complejos, ya estás tardando en deshacerte de ellos como si fueran pañuelos usados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.