domingo, 1 de febrero de 2015

5 Motivos Por Los Que A Veces Las Mujeres Confundimos Sexo Con Amor

En cuestiones de sentimientos es fácil hacerse líos. Un gesto, una mirada o unas palabras mal interpretadas y ya está la película montada… el polvo se ha convertido en el amor de tu vida. Y las cinco razones principales por las que esto sucede son las siguientes:

1. Nosotras también razonamos con la entrepierna
Sí, también nosotras, solo que nuestra entrepierna tiene deseos algo más complejos que los de los hombres. Nos atrae por ejemplo el mechón de pelo que le cae por la frente y que se retira con tanta indiferencia, lo alto que es y lo bien que le queda la chupa de cuero, o que baile salsa como si no hubiera un mañana.

 2. Usamos eufemismos
Básicamente, nuestra entrepierna lanza impulsos sexuales que nuestro cerebro interpreta como le da la gana. Nos referimos a estos con eufemismos como “Conexión”, “Química”, o la más común, “Tiene algo…”, infinitamente más peligrosa que reconocer que “Le haría un hijo de madera”.

 3. Aprendemos la lección, pero repetimos
Despistamos al sentido común con excusas y nos dejamos arrastrar irremediablemente hacia el próximo error. ¡Otra vez! Una amiga mía solía decirme que el hombre era el único ser que tropezaba dos veces con la misma piedra, pero es que había algunas piedras que estaban muy buenas.

 4. El mundo real no es una película
A veces nos creamos absurdas expectativas cuando vemos a un maromo buenorro. Lo observamos y nos parece que todo va a cámara lenta, y en nuestra cabeza suena alguna canción apropiada que acompaña el momento, que aclara que le estamos mirando con interés y que no somos una bizca que se ha quedado en Babia. Pero parece ser que nuestra percepción de la realidad se encuentra distorsionada por esos impulsos sexuales.

 5. El poder de las endorfinas nos nubla
Las endorfinas son una droga, niñas, por lo que no os dejéis cautivar por sus efectos alucinógenos, que luego el guapo abre la boca y sube el pan. Recordad que no necesitamos excusas para divertirnos con el cuerpo, así que por favor, enamorémonos solo del alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.