miércoles, 4 de febrero de 2015

parecidos razonables.

Hoy he decidido retomar una de mis secciones preferidas. Ya hacía tiempo que no escribía parecidos extraños entre hombres, mujeres y diferentes objetos o lugares (para extraña este explicación). Y, siguiendo mi progresiva escalada de dificultad en esta ocasión les toca el turno a los parecidos entre los hombres y la Coca-Cola. Sí. Pensaréis que es totalmente absurdo. Y no os llevaré la contraria por que no tendría razón. Pero como me gusta caminar por el filo del alambre no hay nada mejor para estimular mi mente enferma que estrujarla un cuarto de vuelta. Y aquí está el resultado. Todo está basado en estereotipos y tópicos comúnmente conocidos. No refleja mi propia opinión (en serio). Por que de vez en cuando no está de más reavivar el fuego de la guerra de sexos. Aquí tengo la cerilla.
El sexo con un hombre es como la coca-cola: no tarda en perder gas.
Son muy pegajosos.
Su mejor amiga es la botella.
No te dejarán dormir.
Un hombre es como un combinado de coca-cola: parece dulce pero acabará emborrachándote.
Te tientan con regalos.
Las calorías de una coca-cola light son como la inteligencia de un hombre: casi cero.
Están llenos de gases.
La coca-cola es como el semen de un hombre: la chispa de la vida.
Una botella de coca-cola es como el pene de un hombre: si está sucia lo mejor es la pajita.
Hasta aquí. Ojalá os hayáis divertido la mitad que yo haciéndolo. Y que os hayáis reído (como mínimo una sonrisa). Dentro de poco la comparación con las mujeres.
Un saludo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.