lunes, 5 de octubre de 2015

SUPERHÉROES



Superman volaba por el cielo necesitado, cuando vio a la Mujer Maravilla tomando el sol en la terraza sin ropa y con las piernas abiertas. Superman pensó:
- Esta es la mía, pero para que nadie me vea lo voy a hacer rápido con mi súper velocidad y nadie se dará cuenta de que fui yo.
Superman se tiró con toda su fuerza y rápido lo hizo. La Mujer Maravilla sorprendida preguntó:
- ¿Qué pasó?.
El hombre invisible extrañado respondió:
- No lo sé, pero me quedó el culo muy dolorido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.