viernes, 7 de abril de 2017

El apetito sexual de este hombre lo llevó al quirófano. Hasta los bomberos tuvieron que intervenir

Tuvieron que llevar una sierra radial.

Sucedió en Ibiza, y fue un acto de urgencia: los médicos temían que el paciente de 60 años perdiera su órgano reproductor. Los bomberos de Concell intervinieron con una sierra radial en el quirófano para liberar a un hombre que se había puesto un anillo de metal para estimular su pene, con tan mala suerte que no pudo sacarlo después. Al llegar, el paciente alegó tener una enfermedad mental.

Al parecer esperó varias horas -y tal vez días- tratando de ocultar el hecho, porque le daba vergüenza con sus familiares. Pero llegó un momento en el que no aguantó más el dolor y tuvo que acudir al hospital. Su pene estaba tan hinchado que la estrangulación ya no le permitía orinar.
Los médicos en seguida lo remitieron al quirófano del Hospital Can Misses de Ibiza para realizar la delicada operación.
Para su suerte, -y tras 45 minutos de la dramática hazaña-, el anillo fue retirado con éxito.
El paciente fue dado de alta poco después.

¡Que alguien les explique a estos hombres que los anillos para los penes son una pésima idea! (porque no es la primera ni será la última vez que sucede).



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.