te dará que pensar...

-Maestra, ¿qué es el amor?

Uno de los niños de una clase de educación infantil preguntó: Maestra… ¿qué es el amor? La maestra sintió que la criatura merecía una respuesta que estuviese a la altura de la pregunta inteligente que había formulado. Como ya estaban en la hora del recreo, pidió a sus alumnos que dieran una vuelta por el patio de la escuela y trajeran cosas que invitaran a amar o que despertaran en ellos ese sentimiento. Los pequeños salieron apresurados y, cuando volvieron, la maestra les dijo: Quiero que cada uno muestre lo que ha encontrado. El primer alumno respondió: Yo traje esta flor… ¿no es bonita? A continuación, otro alumno dijo: - Yo traje este pichón de pajarito que encontré en un nido… ¿no es gracioso? Y así los chicos, uno a uno, fueron mostrando a los demás lo que habían recogido en el patio. Cuando terminaron, la maestra advirtió que una de las niñas no había traído nada y que había permanecido en silencio mientras sus compañeros hablaban. Se sentía avergonzada por no tener nada que enseñar. La maestra se dirigió a ella: Muy bien, ¿y tú?, ¿no has encontrado nada que puedas amar? La criatura, tímidamente, respondió: - Lo siento, seño. Vi la flor y sentí su perfume, pensé en arrancarla pero preferí dejarla para que exhalase su aroma durante más tiempo. Vi también mariposas suaves, llenas de color, pero parecían tan felices que no intenté coger ninguna. Vi también al pichoncito en su nido, pero…, al subir al árbol, noté la mirada triste de su madre y preferí dejarlo allí… Así que traigo conmigo el perfume de la flor, la libertad de las mariposas y la gratitud que observé en los ojos de la madre del pajarito. ¿Cómo puedo enseñaros lo que he traído? La maestra le dio las gracias a la alumna y emocionada le dijo que había sido la única en advertir que lo que amamos no es un trofeo y que al amor lo llevamos en el corazón. El amor es algo que se siente. Hay que tener sensibilidad para vividlo.

Familia

Tropecé con un extraño que pasaba y le dije “perdón”. Él contestó “discúlpeme por favor; no la vi...” Fuimos muy educados, seguimos nuestro camino, nos despedimos. Más tarde, al estar cocinando, estaba mi hijo muy cerca de mí. Al darme vuelta casi lo golpeo, "¡Quítate!" le grité; él se retiró dolido, sin que yo notara lo duro que le hablé. Estando todavía despierta al acostarme, Dios me dijo suavemente: "Trataste al extraño cortesmente. Pero abusaste del niño que amas. Ve a la cocina y encontrarás unas flores en el piso, cerca de la puerta. Son las flores que cortó y te trajo, rosa, amarilla y azul. Estaba calladito para darte la sorpresa y no viste las lágrimas que llenaron sus ojos." Me sentí miserable y empecé a llorar. Suavemente me acerqué, me arrodillé junto a su cama y le dije: "Despierta, pequeño, despierta... ¿Son éstas las flores que cortaste para mí?" Él sonrió y dijo: "Las encontré junto al árbol. Las tomé porque son bonitas como tú, en especial la azul." "Hijo, siento mucho lo que hice, no te debí gritar"... Él contestó, "Esta bien mami, yo te quiero de todos modos." "Yo también te quiero, y me gustan las flores, especialmente la azul". Toma en cuenta que si morimos mañana, en cosa de días la empresa cubre el puesto. Pero la familia que dejamos sentirá la pérdida por el resto de su vida. Piensa en ello, nos entregamos más al trabajo que a nuestra familia... ¿No crees que es una inversión poco inteligente...? Entonces, ¿Qué hay detrás de esta historia? ¿Sabes lo que significa FAMILIA en inglés? "FAMILY": F ather A nd M other I L ove Y ou ("Papá y Mamá, yo los amo")

CODICIA

Cavando, para montar un cerco que separara mi terreno de el de mi vecino, me encontré enterrado en mi jardín, un viejo cofre lleno de monedas de oro. A mi no me intereso por la riqueza, me intereso por lo extraño del hallazgo, nunca he sido ambicioso y no me importan demasiado los bienes materiales, pero igual desenterré el cofre. Saqué las monedas y las lustre. Estaban tan sucias las pobres... Mientras las apilaba sobre mi mesa prolijamente, las fui contando... Constituían en si mismas una verdadera fortuna. Solo por pasar el tiempo, empecé a imaginar todas las cosas que se podrían comprar con ellas. Pensaba en lo loco que se pondría un codicioso que se topara con semejante tesoro. Por suerte, por suerte...no era mi caso... Hoy vino un señor a reclamar las monedas, era mi vecino. Pretendía sostener en un miserable que las monedas las había enterrado su abuelo, y que por lo tanto le pertenecían a el. Me dio tanto fastidio que lo mate... Si no lo hubiera visto tan desesperado por tenerlas, se las hubiera dado, porque si hay algo que a mi no me importa son las cosas que se compran con dinero, eso si, no soporto la gente codiciosa...

EL MAESTRO SUFI

El Maestro sufi contaba siempre una parábola al finalizar cada clase, pero los alumnos no siempre entendían el sentido de la misma... - Maestro – lo encaró uno de ellos una tarde. Tú nos cuentas los cuentos pero no nos explicas su significado... - Pido perdón por eso. – Se disculpó el maestro – Permíteme que en señal de reparación te convide con un rico durazno. - Gracias maestro.- respondió halagado el discípulo - Quisiera, para agasajarte, pelarte tu durazno yo mismo. ¿Me permites? - Sí. Muchas gracias – dijo el discípulo. - ¿ Te gustaría que, ya que tengo en mi mano un cuchillo, te lo corte en trozos para que te sea más cómodo?... - Me encantaría... Pero no quisiera abusar de tu hospitalidad, maestro... - No es un abuso si yo te lo ofrezco. Solo deseo complacerte... - Permíteme que te lo mastique antes de dártelo... - No maestro. ¡No me gustaría que hicieras eso! Se quejó, sorprendido el discípulo. El maestro hizo una pausa y dijo: - Si yo les explicara el sentido de cada cuento... sería como darles a comer una fruta masticada

QUÉ ES EL CHISME

Un maestro sufí había llegado a un pueblo, cuyos habitantes se encontraban alborotados por el chisme de que la mujer más bella de la aldea había roto la norma más grande de la moralidad de la aldea. Él dejó su barca atada a un tronco y fue al encuentro de la multitud. Entre tanto, sucedió que la mujer, enterada de la llegada del hombre espiritual, abriéndose un sendero entre la multitud, fue a arrojarse a los pies del gran del maestro implorando misericordia, pues toda la población estaba enardecida contra ella. Se trataba de una mujer joven y bella, razón por la cual todas las demás pueblerinas solían tener una gran envidia de su belleza y habían hecho correr, por todo el pueblo, el chisme de que la tal mujer había cometido adulterio y que debía ser condenada a pasar el resto de su vida en una fosa profunda donde no llegaba la luz. Pero como toda la trama era producto de la envidia, el juez -antes de dictar la condena- esperó el parecer del Maestro Sufí que de tiempo en tiempo solía visitar la comarca. Y, como el religioso ya estaba allí, el juez procedió: - Maestro, en los últimos días ha corrido la noticia de que la mujer que tienes a tus pies ha roto la moralidad de este pueblo. Según nuestras normas, una mujer que comete adulterio, debe ser condenado a la fosa común donde perecen todos los inmorales, delincuentes y malhechores. Entonces el Maestro miró el rostro de la condenada y, no hallando culpa alguna, preguntó: - ¿Donde están los testigos? Las autoridades civiles presentaron dos testigos, quienes eran unos malhechores y delincuentes, que habían recibido una suma de dinero para declarar que la acusada había sido sorprendida infraganti. Y, como las declaraciones no tenían coherencia alguna ni objetividad requerida, el maestro nuevamente dirigió su mirada a la mujer... Luego dijo a los testigos: - ¡Traedme tres pollos! Los testigos cumplieron el orden y presentaron los tres pollos. Luego, el Sufí ordenó: - ¡Matadlos! Así lo hicieron. Y el maestro prosiguió: - Ahora recorred todo el pueblo, desplumando los pollos. Después de haber terminado vuestro oficio, ¡traédmelos! Los tres bandidos procedieron con la orden. Uno fue recorriendo por la parte central del pueblo, el otro por el lado sur y el tercero por el lado norte. Terminada la tarea, retornaron y se presentaron ante el religioso con los pollos desplumados en las manos. Después de la escena que toda la población había observado, el maestro ordenó: - ¡Volved por la misma ruta por donde habéis ido desplumando los pollos, y recoged todas las plumas y traédmelos! Los testigos discreparon: - Pero, Maestro, es usted muy exigente y pide cosas imposibles. Entonces el maestro sentenció: - El chisme que vosotros habéis hecho correr, acerca de esta mujer, es así. Son como las plumas imposibles de recogerlas. El daño que habéis hecho es grande, no podrá ser reparado, ni con su propia vida. En cuanto a esta mujer, ¡Miradla! ¡Es inocente! Dicho esto, el religioso se dirigió al templo. Las gentes se retiraron a sus casas, atónitos, sin nada que decir.

LA MIRADA DEL AMOR

El rey estaba enamorado de Sabrina: una mujer de baja condición a la que el rey había hecho su última esposa. Una tarde, mientras el rey estaba de cacería, llegó un mensajero para avisar que la madre de Sabina estaba enferma. Pese a que existía la prohibición de usar el carruaje personal del rey (falta que era pagada con la cabeza), Sabrina subió al carruaje y corrió junto a su madre. A su regreso, el rey fue informado de la situación. -¿No es maravillosa?-dijo-Esto es verdaderamente amor filial. No le importó su vida para cuidar a su madre!! Es maravillosa! Cierto día, mientras Sabrina estaba sentada en el jardín del palacio comiendo fruta, llegó el rey. La princesa lo saludó y luego le dio un mordisco al último durazno que quedaba en la canasta. -¡Parecen ricos!-dijo el rey. -Lo son- dijo la princesa y alargando la mano le cedió a su amado el último durazno. -¡Cuánto me ama!-comentó después el rey-, Renunció a su propio placer, para darme el último durazno de la canasta.¿no es fantástica? Pasaron algunos años y vaya a saber por qué, el amor y la pasión desaparecieron del corazón del rey. Sentado con su amigo más confidente, le decía: -Nunca se portó como una reina…¿acaso no desafió mi investidura usando mi carruaje? Es más, recuerdo que un día me dio a comer una fruta mordida.

SUEÑOS DE SEMILLA

En el silencio de mi reflexión percibo todo mi mundo interno como si fuera una semilla, de alguna manera pequeña e insignificante pero también pletórica de potencialidades. ...Y veo en sus entrañas el germen de un árbol magnífico, el árbol de mi propia vida en proceso de desarrollo. En su pequeñez, cada semilla contiene el espíritu del árbol que será después. Cada semilla sabe cómo transformarse en árbol, cayendo en tierra fértil, absorbiendo los jugos que la alimentan, expandiendo las ramas y el follaje, llenándose de flores y de frutos, para poder dar lo que tienen que dar. Cada semilla sabe cómo llegar a ser árbol. Y tantas son las semillas como son los sueños secretos. Dentro de nosotros, innumerables sueños esperan el tiempo de germinar, echar raíces y darse a luz, morir como semillas... para convertirse en árboles. Árboles magníficos y orgullosos que a su vez nos digan, en su solidez, que oigamos nuestra voz interior, que escuchemos la sabiduría de nuestros sueños semilla. Ellos, los sueños, indican el camino con símbolos y señales de toda clase, en cada hecho, en cada momento, entre las cosas y entre las personas, en los dolores y en los placeres, en los triunfos y en los fracasos. Lo soñado nos enseña, dormidos o despiertos, a vernos, a escucharnos, a darnos cuenta. Nos muestra el rumbo en presentimientos huidizos o en relámpagos de lucidez cegadora. Y así crecemos, nos desarrollamos, evolucionamos... Y un día, mientras transitamos este eterno presente que llamamos vida, las semillas de nuestros sueños se transformarán en árboles, y desplegarán sus ramas que, como alas gigantescas, cruzarán el cielo, uniendo en un solo trazo nuestro pasado y nuestro futuro. Nada hay que temer,... una sabiduría interior las acompaña... porque cada semilla sabe... cómo llegar a ser árbol...

autoestima,personal

Casi puedo verlo, este sueño que estoy soñando, pero hay una voz dentro de mi cabeza diciendo tu nunca lo alcanzarás. Cada paso que doy, cada movimiento que hago, me hace sentir perdida, sin dirección, mi fe tiembla. Pero yo, tengo que seguir intentando debo mantener mi cabeza alta. Siempre habra otra montaña, siempre voy a querer que se mueva, siempre va a ser una batalla cuesta arriba, a veces voy a tener que perder. No se trata de la rapidez con la que llegar, no se trata de lo que me espere al otro lado, es el ascenso. Las luchas a las que me enfrento, las oportunidades que tomo, a veces me golpeo, pero no me estoy rompiendo. Tal vez no lo se,pero estos son los momentos que mas voy a recordar,si solo tienes que seguir adelante. Y yo, tengo que ser fuerte, solamente seguir peleando.

PERDONARSE A UNO MISMO

Me gusta la sensación de libertad que siento cuando me quito la pesada capa de críticas, miedo, culpa, resentimiento y vergüenza. Entonces puedo perdonarme a mi y perdonar a los demás. Eso nos deja libres a todos.... Renuncio a darle vueltas y más vueltas a los viejos problemas. Me niego a seguir viviendo en el pasado. Me perdono por haber llevado esa carga durante tanto tiempo, por no haber sabido amarme a mí ni amar a los demás. Cada persona es responsable de su comportamiento, y lo que da, la vida se lo devuelve. Así pues, no necesito castigar a nadie, todos estamos sometidos a las leyes de nuestra propia conciencia, yo también. Continúo con mi trabajo de limpiar las partes negativas de mi mente y dar entrada al amor. Entonces me curo. No hace falta saber cómo perdonar. Basta estar dispuesto a hacerlo, del cómo ya se ocupará el universo. LOUISE L. HAY (Ilustración Melissa Chan)

CUANDO CALLAS

 Guardar silencio puede ser una muestra de sabiduría y prudencia, pero también un signo de temor y complicidad. Cuando callas, también hablas de ti mismo. Cuando callas un secreto, conozco tu fidelidad de amigo. Cuando callas tu propio dolor, conozco tu fortaleza. Cuando callas ante el dolor ajeno, conozco tu impotencia y tu respeto. Cuando callas ante la injusticia, conozco tu miedo y tu complicidad. Cuando callas ante lo imposible, conozco tu madurez y dominio. Cuando callas ante la estupidez ajena, conozco tu sabiduría. Cuando callas ante los fuertes y poderosos, conozco tu temor y cobardía. Cuando callas ante lo que ignoras, conozco tu prudencia. Cuando callas tus propios meritos, conozco tu humildad y grandeza. El Silencio es el tiempo donde el sabio medita. Siembra para ser tú mismo... GEORGE ELIOT

culturas

 "Creo que los que estamos de acuerdo en que los seres humanos necesitamos ser mas autocriticos y selectivos ante el bombardeo publicitario que nos rodea, y que creemos que la cultura, especialmente aquella que suele estar escrita y encaminada a la filosofía, es la vía para lograrlo, debemos replantearnos nuestra propia actitud hacia el mundo que nos rodea, dejando de ver ciertos elementos como "agresores" y enemigos que nos dejan en una posición inferior, para capturar esos elementos y utilizarlos como herramientas, elevándonos a un sector superior que nos permitirá aleccionar al resto de nuestros congéneres."

TRES REGLAS EMOCIONALES

Lo primero que debemos hacer para encontrar la estabilidad emocional es “ESCUCHAR”. Si logras centrarte en el aquí y el ahora alcanzarás a ver todo la alegría que está a tu alrededor. La atención será la que se manifieste cuando escuches de verdad. No hagas caso a todo lo que tu mente te dice “APRENDE A CONTROLAR TUS PENSAMIENTOS”, ésta es como un caballo salvaje al que debemos domar parar encontrar el equilibrio. “NO CREAS TODO LO QUE TE DICEN” sólo vendrá determinado por las experiencias que la persona ha tenido a lo largo de su vida, por tanto será su verdad pero quizás no la tuya.

LA ASERTIVIDAD (Reflexión)

Si todos aprendiésemos a decir las cosas en un tono cordial, respetando nuestras emociones sin incurrir en reproches y ofensas con nuestro interlocutor, el bienestar emocional sería alcanzado por ambas partes. No es lo mismo decir "No quiero saber nada más de ti" que decir "Siento que no nos entendemos, cada uno tiene sus motivos, por lo que quizás seremos felices si seguimos el camino por separado". "ANTE UN ATAQUE, UNA DEFENSA. ANTE UNA PALABRA AFABLE, UNA REFLEXIÓN"

Vida

Ya perdoné errores casi imperdonables. Trate de sustituir personas insustituibles, de olvidar personas inolvidables. Ya hice cosas por impulso. Ya me decepcioné con algunas personas , mas también yo decepcioné a alguien Ya abracé para proteger . Ya me reí cuando no podía . Ya hice amigos eternos. Ya amé y fui amado pero también fui rechazado. Ya fui amado y no supe amar. Ya grité y salté de felicidad. Ya viví de amor e hice juramentos eternos, pero también los he roto y muchos. Ya lloré escuchando música y viendo fotos . Ya llamé sólo para escuchar una voz . Ya me enamoré por una sonrisa. Ya pensé que iba a morir de tanta nostalgia y ... Tuve miedo de perder a alguien especial (y termine perdiéndolo) ¡¡ pero sobreviví !! Y todavía vivo !! No paso por la vida. Y tú tampoco deberías sólo pasar ... VIVE!!! Bueno es ir a la lucha con determinación abrazar la vida y vivir con pasión. Perder con clase y vencer con osadía, por que el mundo pertenece a quien se atreve y la vida es mucho más para ser insignificante.

El Sabio (reflexion)

Un sabio, cierta tarde, llegó a la ciudad de Akbar. La gente no dio mucha importancia a su presencia, y sus enseñanzas no consiguieron interesar a la población. Incluso después de algún tiempo llegó a ser motivo de risas y burlas de los habitantes de la ciudad. Un día, mientras paseaba por la calle principal de Akbar, un grupo de hombres y mujeres empezó a insultarlo. En vez de fingir que los ignoraba, el sabio se acercó a ellos y los bendijo. Uno de los hombres comentó: - "¿Es posible que, además, sea usted sordo? ¡Gritamos cosas horribles y usted nos responde con bellas palabras!". "Cada uno de nosotros sólo puede ofrecer lo que tiene" -fue la respuesta del sabio-

EL PRINCIPIO DEL VACÍO

 Usted tiene el hábito de juntar objetos inútiles en este momento, creyendo que un día (no sabe cuando) podrá precisar de ellos. Usted tiene el hábito de juntar dinero sólo para no gastarlo, pues piensa en el futuro podrá hacer falta. Usted tiene hábito de guardar ropa, zapatos, muebles, utensilios domésticos y otras cosas del hogar que ya no usa hace bastante tiempo. Y dentro suyo?... Usted tiene el hábito de guardar broncas, resentimientos, tristezas, miedos, etc. No haga eso. Es anti-prosperidad. Es preciso crear un espacio, un vacío, para que las cosas nuevas lleguen a su vida. Es preciso eliminar lo que es inútil en usted y en su vida, para que la prosperidad venga. Es la fuerza de ese vacío que absorberá y atraerá todo lo que usted desea. Mientras usted está material o emocionalmente cargando cosas viejas e inútiles, no habrá espacio abierto para nuevas oportunidades. Los bienes precisan circular. Limpie los cajones, los armarios, el cuarto del fondo, el garaje. Dé lo que usted no usa más. La actitud de guardar un montón de cosas inútiles amarra su vida. No son los objetos guardados que estancan su vida, sino el significado de la actitud de guardar. Cuando se guarda, se considera la posibilidad de falta, de carencia. Es creer que mañana podrá faltar, y usted no tendrá medios de proveer sus necesidades. Con esa postura, usted está enviando dos mensajes para su cerebro y su vida: - Ud no confía en el mañana - Ud cree que lo nuevo y lo mejor NO son para usted, ya que se alegra con guardar cosas viejas e inutiles. Deshágase de la que perdió el color y el brillo, deje entrar lo nuevo en su casa y dentro de si mismo. JOSEPH NEWTON

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.